Actualidad·AlternativasEcologicas·Energía y Recursos·Reciclaje y Reutilización

El Cacao como combustible

Sabias que para producir chocolate y cosméticos derivados del cacao se utiliza tan solo un 30% del producto? Pues el 70% restante (los residuos del cacao) son un producto subutilizado, que termina siendo un gran contaminante ambiental.

Un Grupo de Investigación en Mecanismos de Desarrollo Limpio y Gestión Energética de la Universidad Nacional de Colombia, con el objetivo de parar la contaminación que generan estos desechos,  demostraron que se pueden usar para la producción de gas.

Cuando se pela la semilla, el residuo se descompone naturalmente, pero se generan lixiviados (líquidos con contaminantes orgánicos), que se filtran en la tierra y terminan no solo infectándola, sino afectando al agua, debido a sus a altas concentraciones de nitrógeno amoniacal.

Este desecho, además, causa desprendimiento de gas metano, que se produce de forma natural por la descomposición de sustancias orgánicas en ambientes pobres en oxígeno y que es mucho más preocupante como agente responsable del calentamiento global que el mismo dióxido de carbono. De hecho, tiene un potencial 62 veces mayor que este último en generar dicho efecto.

Los investigadores encontraron un proceso alterno no nocivo para el medio ambiente. Primero toman el residuo y lo introducen en hornos fabricados por ellos mismos en los talleres de mecánica de la UN para calentarlo y conseguir así el desprendimiento de gas.

Con esto se consiguen dos tipos de combustibles: gas de síntesis, obtenido a partir de sustancias ricas en carbono, y biogás, producto de las diferentes reacciones de biodegradación que sufre la materia orgánica, mediante la acción de microorganismos y otros factores en ausencia de aire.

Sus usos:

Gas de síntesis

Se usa principalmente como intermediario en la creación de gas natural sintético (GNS) y para la producción de amoniaco o metanol. También, como producto intermedio en la producción de petróleo sintético para ser empleado como combustible o lubricante y para convertir metanol en gasolina.

Biogás

Es utilizado en la producción de energía eléctrica mediante turbinas o plantas generadoras a gas, así como estufas, secadores, hornos, calderas u otros sistemas de combustión.

Para generar este tipo de inflamable se usan hornos a baja temperatura, que oscilan entre los 25 ºC y los 70 ºC. Este gas está formado por dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO), metano (CH4) y otros gases en cantidades menores, lo que hace que se produzca con un poder calorífico diferente. 

Al tratarse de combustibles renovables, producidos de forma natural y continua nos traen varios beneficios: son más económicos, su elaboración puede aumentar sin afectar al medioambiente y  además las emisiones de dióxido de carbono que arrojan a la atmósfera durante el proceso de combustión son las mismas que absorbió la planta en su crecimiento con la fotosíntesis.

Fuente e imagen: ecogaia.com

Anuncios

Un comentario sobre “El Cacao como combustible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s