En Casa·SaludyAlimentacion

Tip Saludable: El ajo como fuente de salud

El curriculum vitae del ajo podría decir algo así: rebajador del colesterol, reductor de la presión arterial, equilibrador del azúcar en sangre, combatiente del cáncer, luchador anti hongos, suavizante de bronquitis, curandero frío, eliminador de verrugas y tónico del sistema inmunológico.

También se podría mencionar el potencial del ajo como pesticida orgánico. Con un currículum así, no es de extrañar que el ajo sea un remedio popular. Se trata de una de las plantas más ampliamente investigadas y utilizadas. Su acción es tan variada que afecta a casi todos los tejidos del cuerpo.

Los egipcios lo consumían por sus propiedades fortificantes y revigorizantes. En tiempos de la Grecia y Roma antiguas, era consumido principalmente por soldados, navegantes y campesinos. Los gladiadores eran muy aficionados a su consumo por las propiedades excitantes de la libido que se le atribuían. En la actualidad, el allium sativum, o ajo, es una hortaliza cuyo bulbo se emplea comúnmente en la cocina mediterránea.

Muchas personas incluyen el ajo en su dieta por razones de salud, muchos otros porque les encanta su sabor picante. España es el séptimo productor mundial de ajo con unas 180.000 toneladas anuales

Usos de ajo

Como antimicrobiano, el ajo ejerce una amplia acción. Tiene propiedades antibióticas, antifúngicas y antivirales y es eficaz contra numerosos virus de la gripe y del herpes simple (el virus responsable del herpes labial). El ajo se puede agregar generosamente a las sopas, como aderezo para ensaladas y guisos, especialmente durante los meses de invierno para ayudar a prevenir los resfriados. También es recomendable consumir ajo con los primeros indicios de enfriamiento, tos o gripe. El ajo reduce la congestión y puede ayudar a las personas con bronquitis a expulsar la mucosidad.

El ajo se utiliza para tratar muchos tipos de infecciones: en comprimidos es eficaz contra las infecciones vaginales recurrentes y las lombrices intestinales, por vía tópica mediante infusión contra el pie de atleta, o en forma de aceite para paliar las infecciones del oído medio y eliminar verrugas.

Este popular bulbo puede mejorar las defensas mediante la estimulación de algunas de las células inmunitarias del organismo. Los estudios sugieren que el ajo puede ayudar a prevenir el cáncer de mama, vejiga, piel y estómago. Un estudio realizado en Iowa indica que las mujeres que comen ajo podrían reducir el riesgo de cáncer de colon. El ajo también se muestra especialmente eficaz en la inhibición de los compuestos formados por los nitratos, un tipo de conservantes utilizados para curar la carne y que se cree se convierten en compuestos cancerígenos en el intestino.

El ajo reduce la presión sanguínea al relajar las paredes de arterias y venas. Esta acción ayuda a evitar que las plaquetas se agrupen y mejora el flujo sanguíneo y el transporte de oxígeno, reduciendo así el riesgo de accidente cerebrovascular. El ajo también disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos, sustancias que aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Las propiedades protectoras cardiovasculares del ajo se han demostrado en varios estudios. Concretamente, en un ensayo clínico de cuatro años a personas mayores de 50 años de edad con síntomas de aterosclerosis. Aquellos que consumieron al menos 900 mg por día de un suplemento de ajo estandarizado tuvieron una reducción significativa en la formación de placa arterial.

El ajo contiene un gran número de compuestos únicos de azufre, responsables de muchos de los potentes efectos antimicrobianos de esta planta medicinal. Ajoeno, sulfuros de alilo y vinyldithiinos ejercen sus capacidades anticoagulantes, reductoras de lípidos y preventivas de cáncer.

Los componentes en el ajo también aumentan los niveles de insulina en el cuerpo. El resultado es la reducción de azúcar en sangre. Con todo, el ajo supone una excelente adición a la dieta para las personas con diabetes. No va a sustituir a los fármacos, pero puede ayudar a reducir la necesidad de insulina adicional mediante la reducción del glucógeno (azúcar almacenada) liberado por el hígado y aumentar la eficacia de la insulina.

Imagen: Robert Hextall

Artículo publicado por ecogaia.com

Anuncios

2 comentarios sobre “Tip Saludable: El ajo como fuente de salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s