EcoTurismo

Una ruta muestra ‘magia’ amazónica

¿Se imagina atravesar la Cordillera de los Andes y pasar del frío páramo al abrazante calor de la selva amazónica en menos de cinco horas, y poder observar las más variadas y hermosas especies de plantas y animales?

Este tipo de aventura es posible al recorrer los cerca de 220 km de la ecoruta Sumaco, un proyecto impulsado por la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Ministerio del Ambiente.

La ruta inicia en Quito desde donde se toma la vía a Cumbayá con dirección a la provincia del Napo. Luego de recorrer 67km, se puede mirar el hermoso paisaje que rodea a la laguna de Papallacta y sus aguas termales.

A pocos minutos, se encuentra la gruta de la Virgen del Páramo, la cual marca los límites entre Sierra y Oriente (Pichincha y Napo). Allí, confluyen la Reserva Ecológica Cayambe-Coca y la Reserva Ecológica Antisana (REA), a 4 100 m de altura.

El frío en este sector es intenso. Y si las condiciones climáticas lo permiten y con algo de suerte, se puede ver el glaciar del volcán Antisana que pasa la mayoría de tiempo cubierto por nubes.

Desde allí, se inicia el descenso hacia la Amazonía, el mismo que está matizado por un paisaje que mezcla plantas de zonas frías con vegetación del trópico.

La carretera está en buen estado y es posible llegar en menos de dos horas a la población de Baeza (102 km), considerada la puerta de ingreso a la Amazonía.

Se ubica en esta localidad el Centro de Interpretación Ambiental, en donde se exhiben especies naturales que son decomisadas a personas que se dedican a la extracción y comercialización de animales en peligro de extinción.

El trayecto continúa hacia Cosanga, en donde está el Mirador de la Virgen de Guacamayos, uno de los ingresos a la REA.

Allí, siguiendo un sendero de 6 km es posible mirar al gallo de las peñas, al tucán andino e incluso al enigmático oso de anteojos.

Pero, la aventura no finaliza en este lugar. A 30 minutos de Cosanga, sobre el río Hollín, está ubicada la cascada del mismo nombre, cuya fuerza deja sentir el poder de la naturaleza.

Según el geólogo Theofilos Toulkeridis, las paredes de esta caída se formaron con lava del volcán Sumaco que “es más voluminoso y peligroso que el Cotopaxi”.

La ecoruta termina en las Cavernas Milagros de Dios, antes de llegar a la población de Loreto.

Este lugar está formado por un entramado de cuevas naturales de 110 m de profundidad, en donde se pueden encontrar murciélagos e insectos que se acostumbraron a convivir en la oscuridad total. (CRR)

Tome en cuenta para su viaje

En el trayecto de la ecoruta Sumaco, se puede encontrar alojamiento cuyos precios van desde $7,50 hasta $140.

Encontrará además un proyecto de producción de hongos comestibles, con el que se beneficia la comunidad.

Recuerde que la extracción y comercialización de especies en peligro de extinción está tipificado como delito en el Código Penal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s