5 Plantas medicinales que puedes tener en tu balcón

Son  innumerables los beneficios que podemos obtener de las plantas  para nuestra salud y para tenerlas en casa no es necesario ser un experto, solamente con unas cuantas macetas y un poco de cuidados podemos empezar a disfrutar de sus cualidades.

Aquí tienes una lista de 5 plantas con los cuidados que requieren para que crezcan fuertes, además de las formas en las que las puedes usar:

Romero

Esta planta es muy  recomendable para tener buena memoria. En el pasado los eruditos lo usaban como corona para estimular su cerebro con el aroma. En 1998, la Universidad de Miami  realizó un estudio con 40 adultos a los que expusieron durante tres minutos al aroma de romero.  Los sujetos mostraron mayor agudeza mental y resolvieron los problemas de matemáticas muchos más rápido que antes de la sesión de aromaterapia.

A esta planta mediterránea le gusta el sol y la tierra bien drenada. Si los inviernos son muy fríos en donde vives, puedes plantar el romero en una maceta y tenerla dentro de casa, aunque también está probado que es bastante resistente a las bajas temperaturas. Lo más fácil  es iniciar su cultivo con una pequeña planta o un esqueje.

Para hacer la aromaterapia hierve a fuego lento una taza de hojas de romero en dos litros de agua y deja que el olor se disperse por la casa cuando requieras concentrarte en tareas intelectuales. También puedes hacer una  infusión añadiendo una o dos cucharaditas de romero a una taza de agua hirviendo. Lo dejas reposar durante cinco minutos, lo cuelas y le agregas un chorrito de jugo de limón… rico!. Claro que también puedes usar el romero como condimento de guisos y asados.

Hinojo

Esta planta es un calmante digestivo. Por esto los restaurantes indios colocan en la mesa pequeños recipientes de semillas de hinojo para masticar después de la cena. Su ingrediente activo es el anetol, que relaja los músculos del estómago y facilita la digestión.

Cultivar el hinojo es fácil a partir de la misma semilla y puede medir hasta 2 metros de altura, también le encanta el sol y el suelo seco y rico. Las semillas se plantan a principios de abril y se cubren ligeramente con tierra.

Cuando la planta haya crecido debes recoger las semillas de las flores. Se pueden machacar con un mortero, utilizar frescas o secas y añadir dos cucharaditas a una taza de agua hirviendo. Se deja reposar durante diez minutos, se cuela y se toma después de cada comida para mejorar la digestión. Si no te las quieres comer directamente, puedes espolvorearlas en la masa de pan o galletas. Y por supuesto, el bulbo de hinojo, que también contiene los aceites antiespasmódicos, es delicioso agregado a guisos y sopas.

Menta

La menta es otra planta bastante popular que ayuda a la digestión y alivia los espasmos estomacales. Posee estimulantes del sistema nervioso como el mentol, el cual es más suave que la cafeína. Otros contribuyen a la agilidad mental al preservar la acetilcolina, un neurotransmisor esencial para la memoria y el aprendizaje. La menta también estimula el flujo sanguíneo.

La puedes cultivar a partir de semillas, pero resulta más fácil hacerlo a partir de una pequeña planta. Crece profusamente en casi todo tipo de condiciones, aunque prefiere la tierra húmeda y fresca. Para evitar que invada todo el terreno, se recomienda plantarla en una jardinera.

Sus hojas se pueden masticar directamente, añadir a las ensaladas, espolvorear picadas sobre los platos de pasta o destinarlas a infusiones.

Aloe Vera

Es muy eficaz para calmar cortes y quemaduras. Los antiguos egipcios, griegos y romanos ya la utilizaban para curar heridas y aliviar la picazón en la piel. Actualmente también se usa para el tratamiento de las ampollas del herpes, heridas y quemaduras. Su eficacia se debe a las sustancias que bloquean la producción de prostaglandinas que promueven la inflamación. En estudios de laboratorio, la planta se ha demostrado que inhibe las histaminas (fuente de picazón). También contiene bradykinina, que alivia el dolor y reduce el enrojecimiento y la inflamación.

Para cultivarlo hay que empezar con la primera planta que, al final de su primer año dispondrá de cinco o seis pequeñas plántulas que se convertirán en nuevas plantas al separarlas de la planta madre y replantarlas. El aloe no necesita mucha agua ni cuidados. Eso sí, prefiere el clima cálido.

Dentro de cada hoja de aloe está el gel transparente que funciona como un bálsamo. Un tiesto en la ventana de la cocina es muy conveniente para tener a mano el alivio a posibles quemaduras o cortes. Sólo tienes que arrancar una hoja, abrirla y esparcir el gel en la zona afectada. También se puede mezclar una cucharada de gel de aloe con un par de gotas de aceite de lavanda para una solución especialmente aromática.

Lavanda

Es recomendable para aliviar el insomnio. Fue comprobado por investigadores británicos en 1995, que la fragancia de lavanda esparcida por las habitaciones en asilos de ancianos funcionaba igual de bien que los medicamentos para dormir. Los pacientes no sólo caían dormidos más rápidamente, sino que además dormían con mayor tranquilidad. “La lavanda tiene un efecto sedante sobre el sistema nervioso central y libera la tensión muscular”, afirma el herborista inglés McIntyre, autor de El jardín de plantas medicinales y otros diez libros relacionados con hierbas.

Al igual que el romero, la lavanda es una planta mediterránea. Le gusta el sol y el suelo seco y rocoso que le obligarán a luchar un poco. Es lenta para germinar, por lo que en lugar de plantar la semilla, lo mejor es adquirir una planta o un esqueje e introducirlo en tierra ligera para que enraíce. Se debe plantar al aire libre y puede crecer bien en una maceta o en el suelo. Hay que regarla bien hasta que se consolide y durante el calor del verano, pero sin exagerar porque a la lavanda no le van bien las raíces empapadas, si bien algunos tipos crecen bien en climas lluviosos.

Florece cada primavera y cuando las flores se abren, se cortan con sus tallos, se atan en manojos pequeños y se cuelgan boca abajo en un lugar seco y apartado de la luz solar directa. Dependiendo de la temperatura y la humedad, las flores se secan en dos a cuatro semanas. Una vez secas, se introducen en bolsitas de muselina y se colocan dentro de la funda de la almohada.

También puedes preparar una infusión con una cucharadita o dos de flores frescas en una taza de agua hirviendo. Se deja reposar durante diez minutos, se cuela y se bebe antes de dormir. Para hacer una tintura, agrega aproximadamente 200 gramos de flores de lavanda seca a cuatro quintas partes de un litro de glicerol (un alcohol de jarabe también llamado “glicerina” y disponible en las tiendas naturistas) y una quinta parte de un litro de agua. También puedes utilizar una taza de brandy o vodka y tres tazas de agua. Se macera durante dos semanas y se toman 2 ó 3 cucharaditas al acostarse.

Fuente: ecogaia.com

Acerca de estos anuncios

17 pensamientos en “5 Plantas medicinales que puedes tener en tu balcón

  1. Pingback: Aromatizar tu casa de forma natural. : tips.casasgeo.com

  2. Pingback: Aromatizar tu casa de forma natural. | casasgeojalisco

  3. Pingback: Conoce las macetas inteligentes que te ayudaran a cuidar tus plantas | Te Quiero Verde

  4. Pingback: Aprende cómo aromatizar tu casa de forma natural | Te Quiero Verde

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s